Preservation

PASOS A SEGUIR PARA EL SALVAMENTO DE MATERIALES DE BIBLIOTECA DAÑADOS POR EL AGUA - parte 9

EVALUACIÓN DE LAS PERDIDAS

Cuando una colección afectada por una inundación o por el fuego esté cubierta por un seguro, no se puede realizar un ajuste pleno de la reclamación hasta que se hayan hecho listas de los materiales dañados y establecido sus valores monetario. El nivel de profundidad del tratamiento de restauración y sus resultados también deben ser determinados. En el caso de que se anticipe una reclamación como resultado de tal daño, todos los objetos deberán ser salvados, congelados y secados. Tras el secado, los materiales afectados deberán ponerse en estanterías dentro de una zona de almacenamiento especialmente equipada para controlar el medio ambiente, aislada de las estanterías principales y allí ser inspeccionados y controlados durante cierto tiempo. Esto es la mejor garantía para llegar a un buen dictamen por parte de los conservadores, asesores y tasadores cuando estos deban calcular el grado de pérdida como base para una compensación económica.

RESUMEN DE LOS PROCEDIMIENTOS DE EMERGENCIA

* Busque el consejo y la ayuda de conservadores de papel y libros con experiencia en el salvamento de materiales dañados por el agua tan pronto como le sea posible.

* Desconecte las fuentes de calor y cree una libre circulación del aire.

* Mantenga los ventiladores y el aire acondicionado funcional día y noche, use deshumificadores y asegúrese de que haya un flujo constante de aire para reducir la aparición de moho.

* Antes de que comience la operación de rescaten informe a cada trabajador detalladamente sobre los peligros de actuar de un modo distinto al indicado. Enfatice la importancia de la coordinación y las prioridades y objetivos de la operación en forma global. Instruya a los trabajadores en el modo de reconocer los manuscritos y materiales con compuestos solubles en agua, encuadernaciones en piel y pergamino, materiales impresos sobre papel estucado o couché, y materiales fotográficos.

* No permita a los trabajadores ningún tipo de restauración, de ningún objeto, in situ. Este fue un error común en los primeros diez días tras la inundación de Florencia durante los cuales, volúmenes raros y valiosos encuadernados en piel y pergamino, fueron objeto de restregados y otros procesos para tratar de eliminar el barro. El resultado de esto fue la incrustación del barro en los intersticios de la piel, pergamino, tela y papel, provocando una daño mayor en los volúmenes y haciendo el trabajo posterior de restauración más difícil, largo y extremadamente costoso.

* Lleve acabo todas las operaciones de limpieza, ya sea fuera del edificio o en habitaciones con medio ambientes controlados, mediante un lavado generoso con agua corriente limpia y fría y esponjas suaves de celulosa como ayuda para la liberación del barro y el lodo. Use las esponjas para dar golpecitos suaves, pero no para frotar. Estas instrucciones no son aplicables a materiales con componentes solubles en agua. Tales materiales deberán congelarse lo antes posible.

* No intente abrir un libro empapado. El papel mojado es muy débil y se rasgará al tocarlo -- ¡arreglar un desgarro cuesta, al menos, un dólar!. Mantenga el libro firmemente cerrado cuando lo limpie, especialmente cuando lo lave o le pase la esponja. Un libro cerrado es muy resistente a impregnarse de agua y al daño.

* No intente eliminar el barro con las esponjas. Es más fácil remover el barro de cualquier prenda de vestir cuando está seco; esto también es cierto para los materiales de biblioteca.

* No elimine las cubiertas de los libros pues ayudarán como soporte de los mismos durante su secado. Cuando están parcialmente secos, los libros se pueden colgar en cuerdas de nylon para terminar su secado. No cuelgue los libros en cuerdas mientras aún están empapados, pues el peso ocasionará daños en los pliegues del interior de las secciones.

* No meta en prensa los libros y documentos cuando están empapados de agua. Esto puede incrustar el barro en el papel y someter los materiales a un estrés que dañará sus estructuras.

* Use lápices blandos para tomar notas sobre tiras de papel, pero no intente escribir sobre papel u otros objetos mojados.

* Se pueden usar papeles secantes blancos limpios, toallas de papel blanco, papel de baño fuerte y papel de periódicos sin imprimir para interfoliar en el proceso de secado. Cuando no hay nada mejor, se pueden usar periódicos excepto las partes impresas en color. Se debe evitar cuidadosamente el frotar la superficie con tinta del periódico sobre el material a secar, de otro modo puede ocurrir que se manchen de tinta.

* Bajo ninguna circunstancia se deberán dejar los materiales recién secados metidos en cajas y dejadas sin atención más allá de unos pocos días.

* No use blanqueadores, detergentes, fungicidas solubles en agua, grapas, cualquier tipo de clips, cinta adhesiva o adhesivos de ningún tipo. Nunca use bolígrafos o rotuladores de ningún tipo ni ningún sistema de señalamiento sobre papel mojado.

* No use nunca papel secante coloreado, o papel coloreado de ningún tipo para secar libros y otros documentos.

* Las hojas interfoliadoras usadas y húmedas no deberán ser vueltas a usar.

* Cambiar frecuentemente el material interfoliador es mucho más efectivo que el permitir que grandes cantidades de hojas permanezcan en el sitio durante largos períodos de tiempo.

* El papel de periódico no deberá dejarse en los libros una vez que su secado sea completo.

* Las toallas de papel buenas son más efectivas que el periódico pero su coste es mucho mayor.

Continuo
La Preparacion Desastres Índice

Top of Page
Preservation >

The U.S. National Archives and Records Administration
1-86-NARA-NARA or 1-866-272-6272