En Español

Hemingway sobre la guerra y sus secuelas

English

Primavera 2006, Vol.38, No.1

Por Thomas Putnam

Los investigadores vienen a los archivos de Hemingway en la Biblioteca Presidencial John F. Kennedy principalmente para examinar los manuscritos originales de Ernest Hemingway y su correspondencia con familiares, amigos y compañeros escritores. Pero al entrar, es difícil no notar los artefactos que adornan el Salón de Hemingway-entre los que se encuentra una cabeza montada de antílope de un safari de 1933, una auténtica alfombra de piel de león, y obras de arte originales que pertenecían a Hemingway.

Aunque no es tan visible, un objeto en exhibición es mucho más consecuente: un pedazo de metralla del campo de batalla donde Hemingway fue herido durante la Primera Guerra Mundial. Si el ataque del mortero enemigo hubiese tenido más éxito en la fatídica noche, el mundo nunca habría conocido a uno de los más grandes escritores del siglo XX. Sin embargo, si Hemingway no hubiera sido herido en ese ataque, no se habría enamorado de su enfermera de la Cruz Roja, un romance que sirvió como génesis de Adiós a las armas  (A Farewell to Arms), una de las novelas de guerra más leídas del siglo.

Hemingway mantuvo el pedazo de metralla, junto con un pequeño puñado de otros "talismanes", incluyendo un anillo con un fragmento de bala en un pequeño monedero de cuero. Del mismo modo, mantuvo su experiencia de guerra cercana a su corazón y a lo largo de su vida demostró un gran interés en la guerra y sus efectos sobre los que la viven.

Ningún escritor estadounidense está más asociado con la escritura de la guerra en el siglo 20 que Ernest Hemingway. La experimentó en carne propia, escribió comunicados desde innumerables líneas de frente y utilizó la guerra como telón de fondo para muchas de sus obras más memorables.

Académicos, entre ellos Seán Hemingway, nieto del autor y editor de la reciente antología Hemingway on War, continúan usando documentos y fotografías de la Colección de Hemingway  para educar a otros sobre Hemingway y sus escritos sobre la guerra. El tema de la guerra también ha sido central en los foros y conferencias de Hemingway organizados por la Biblioteca Kennedy, incluyendo una reciente sesión titulada "Writers on War". En el centenario de Hemingway, celebrado en la biblioteca en 1999, muchos oradores hicieron referencia a la experiencia de Hemingway en la guerra y sus observaciones sobre las consecuencias de la misma como elemento permanente de su legado literario.

Hemingway y la Primera Guerra Mundial 

Durante la Primera Guerra Mundial, Ernest Hemingway se ofreció voluntariamente para servir en Italia como un conductor de la ambulancia con la Cruz Roja americana. En junio de 1918, mientras manejaba una cantina móvil distribuyendo chocolate y cigarrillos para soldados, fue herido por el fuego de un mortero austriaco. "Entonces hubo un destello, como cuando se abre la puerta de un alto horno, y un rugido que comenzó blanco y se hizo rojo", escribió en una carta a casa.

A pesar de sus heridas, Hemingway trasladó  a un soldado italiano herido a un lugar seguro y fue lastimado nuevamente por el fuego de la ametralladora. Por su valentía, recibió la Medalla de Plata del Valor por parte del gobierno italiano, convirtiéndose en uno de los primeros estadounidenses en recibir estos honores.

refer to caption

 

Hemingway posó en 1918 para este retrato en Milán, Italia. (Colección fotográfica Ernest Hemingway, Biblioteca Kennedy)."

Hemingway escribió: "Cuando vas a la guerra como un joven, tienes una gran ilusión de inmortalidad, otras personas mueren, tú no ... Entonces, cuando estás gravemente herido por primera vez, pierdes esa ilusión y entiendes que puede sucederte a ti también.  Después de haber sido gravemente herido dos semanas antes de mi decimonoveno cumpleaños, tuve un mal momento hasta que me di cuenta de que nada podía pasarme que no le había sucedido a todos los hombres antes de mí. Tenía que hacer lo que los hombres siempre habían hecho, y si ellos lo habían hecho, yo también podría hacerlo y lo mejor sería no preocuparme por ello ".

Recuperándose durante seis meses en un hospital de Milán, Hemingway se enamoró de Agnes von Kurowsky, enfermera de la Cruz Roja Americana. Al final de la guerra, volvió a su casa en Oak Park, Illinois, un hombre diferente. Su experiencia de viaje, combate y amor había ampliado su perspectiva. Sin embargo, mientras su experiencia bélica lo había cambió dramáticamente, el pueblo al que volvió permaneció prácticamente igual.

Dos cuentos (escritos años más tarde) revelan su perspectiva sobre su regreso a casa y su comprensión de los dilemas del veterano de guerra que ha regresado. En Soldier's Home, Howard Krebs vuelve a casa de Europa después  que muchos de sus compañeros. Habiendo estado ausente durante los desfiles de la victoria, no logra conectarse con la vida que había dejado atrás--especialmente con su madre, quien no entiende como la guerra ha cambiado a su hijo.

"El gran trabajo de guerra de Hemingway se refiere a las secuelas", declaró el autor Tobias Wolff en la celebración del centenario de Hemingway. “Trata sobre lo que le sucede al alma en la guerra y cómo las personas lidian con esas consecuencias. El problema que Hemingway se propuso a enfrentar en historias como Soldier’s Home era la dificultad de decir la verdad sobre lo que había pasado. El conocía su propia dificultad en hacer eso."

Después de vivir meses con sus padres, tiempo durante el cual se enteró de Agnes que se había enamorado de otro hombre, se mudó con dos amigos a la casa de verano de su familia en Michigan, donde había aprendido a cazar y pescar cuando era niño. El viaje sería la génesis de Big Two Hearted River, una historia que sigue a uno de los personajes de ficción más conocidos de Hemingway, Nick Adams, recientemente regresado de la guerra, en un viaje de pesca en el norte de Michigan.

En la historia, Hemingway nunca menciona realmente la guerra ni las lesiones que Nick ha sostenido en ella, simplemente surgen por debajo de la superficie. En esta y otras historias en su primera colección importante, En nuestro tiempo, Hemingway hace más que avanzar una narración; también debuta un nuevo estilo de escritura de ficción.

"La manera en que escribimos sobre la guerra o incluso pensamos en la guerra fue afectada fundamentalmente por Hemingway", dijo el profesor de Harvard, Henry Louis Gates, Jr., otro orador en el centenario de Hemingway. A principios de la década de 1920, en reacción a su experiencia en la guerra mundial, Hemingway y otros modernistas perdieron la fe en las instituciones centrales de la civilización occidental. Una de esas instituciones era la propia literatura. Los novelistas del siglo diecinueve eran propensos a un estilo florido y elaborado de  escritura. Hemingway, usando una lengua vernácula distintivamente americana, creó un nuevo estilo de ficción "en el que el significado se establece a través del diálogo, a través de la acción, y los silencios -una ficción en la que nada crucial -o al menos muy poco- se dice explícitamente".

"Hemingway estaba en la cresta de una ola de modernistas", señaló el panelista y crítico de libros Gail Caldwell, "que se rebelan contra los excesos y la hipocresía de la prosa victoriana." La Primera Guerra Mundial es el evento que cambia la literatura al igual que la respuesta de Hemingway frente a la misma.

Regreso a la Europa de la posguerra

refer to caption

 

Ernest Hemingway en su casa en Oak Park, Illinois en 1919. (Colección Fotográfica Hemingway, Biblioteca Kennedy).

Hemingway regresó a Europa después de casarse con su primera esposa, Hadley Richardson. Su pasaporte de 1923 contiene una fotografía de él como un hombre joven, aunque serio. Trabajando inicialmente como corresponsal para el Toronto Star, mientras vivía en París se convirtió en un novelista con el aliento de los notables del Rive Gauche (La Margen Izquierda) como Gertrude Stein, Ezra Pound y F. Scott Fitzgerald.

La ganadora del Premio Nobel Nadine Gordimer describió la motivación de Hemingway para volver a Europa como expatriado. Después de la guerra, "Hemingway en realidad nunca volvió a casa". Sin embargo, a diferencia de otros escritores expatriados que se vieron obligados a abandonar sus tierras originarias ante la persecución política, el abandono los Estados Unidos por voluntad propia alimentado, según Gordimer, por "los comienzos de una conciencia humana más amplia que la de los agentes nacionales, e hizo una elección de una de las causas en particular-de la justicia que estaba amenazada en la meca cultural de Europa ".

Como corresponsal, Hemingway relató el estallido de guerras de Macedonia a Madrid y la propagación del fascismo por toda Europa. Aunque más conocido por su ficción, su reportaje de guerra también fue revolucionario. Hemingway se comprometió sobre todo a decir la verdad en su escritura. Para ello, le gustaba ser parte de la acción, y el poder de su escritura se debía, en parte, a su compromiso de testificar en combate de primera mano.

Según Seán Hemingway, los despachos de guerra de su abuelo "se escribieron con un nuevo estilo de reportaje que informaba al público sobre cada faceta de la guerra, especialmente, y lo más importante, sus efectos sobre el hombre, la mujer y el niño comun". Este estilo narrativo trajo a la vida las historias de vidas individuales en la guerra y ganó un amplio número de lectores. Antes de la llegada de las noticias de televisión y el cable, Hemingway dio vida a los conflictos mundiales para su audiencia norteamericana.

En 1922, por ejemplo, Hemingway cubrió la guerra entre Grecia y Turquía y fue testigo de la difícil situación de miles de refugiados griegos. Una situacion que se ha vuelto común en nuestros días, Hemingway documentó uno de los costos ocultos de la guerra: el desplazamiento de la posguerra de pueblos enteros de sus tierras natales. Sus vívidos despachos trajeron esta y otras historias a la atención del mundo de habla inglesa.

Hemingway a menudo usaba escenas de las que había sido testigo así como su propia experiencia personal para informar su ficción. Explicando su técnica 20 años después, escribió, "el estándar de fidelidad del escritor a la verdad debe ser tan alto que su invención, a partir de su experiencia, produzca una explicación más verdadera que cualquier hecho fáctico. Los hechos se pueden observar mal; pero cuando un buen escritor está creando algo, tiene el tiempo y alcance para hacer de ello una verdad absoluta."

In Our Time se publicó en 1925. Le siguieron las primeras novelas principales de Hemingway, The Sun Also Rises y A Farewell to Arms, que narran, en orden inverso, las experiencias de Hemingway en la guerra y la Europa de la posguerra.

The Sun Also Rises presenta a Jake Barnes, un veterano estadounidense de la Primera Guerra Mundial cuyas misteriosas heridas de combate lo han vuelto impotente. A diferencia de Nick Adams y Howard Krebs, que regresan a Estados Unidos después de la guerra, Barnes permanece en Europa, uniéndose a sus compatriotas en fiestas a través de París y España. Muchos consideran la novela como el retrato de Hemingway de una generación que ha perdido el rumbo, buscando sin descanso significado en el mundo de la posguerra. La Colección Hemingway contiene casi una docena de borradores de la novela, incluidas cuatro aperturas diferentes, ejemplos de un joven novelista floreciente, trabajador y excepcionalmente talentoso.

Su segunda novela, A Farewell to Arms, está escrita como una retrospectiva de la experiencia bélica de Frederic Henry, un soldado estadounidense herido, y su romance condenado con una enfermera inglesa, Catherine Barkley.

Hemingway reescribió la conclusión de A Farewell to Arms muchas veces. Entre las gemas de la Colección Hemingway se encuentran las 44 páginas de manuscritos que contienen una veintena de finales diferentes, que a menudo se utilizan hoy en día por profesores de inglés visitantes para proporcionar a sus alumnos con una visión de Hemingway, el escritor envuelto en su trabajo.

En un reciente foro de la Biblioteca Kennedy, el autor Justin Kaplan notó la cantidad de cambios delicados que Hemingway hizo en los últimos párrafos de la novela. Cuando se le preguntó una vez por qué lo hizo, contó Kaplan, Hemingway respondió: "Estaba tratando de encontrar las palabras correctas".

Después de leer un borrador inicial, F. Scott Fitzgerald sugirió que Hemingway terminara el libro con uno de sus pasajes más memorables: "El mundo los rompe a todos y después muchos se vuelven fuertes en los lugares rotos. Pero aquellos a los que no rompe, los mata. Mata a los muy buenos y a los muy gentiles y a los muy valientes imparcialmente. Si no eres ninguno de estos, puedes estar seguro de que también te matará, pero no habrá prisa especial ". Garabateado en la parte inferior de la carta de 10 páginas de Fitzgerald en la mano de Hemingway está su reacción de tres palabras: "Bésame el trasero", sin dejar dudas sobre su rechazo a las sugerencias de Fitzgerald.

Aunque la Primera Guerra Mundial es más un telón de fondo que una causa de esta tragedia -la muerte de Catherine al final se produce a través del parto y no la guerra- la novela contiene, como se ve en el siguiente pasaje, una cruda crítica de la guerra y de quienes la alaban:

Siempre me avergonzaron las palabras sagrado, glorioso y sacrificio. . . . Las habíamos escuchado, a veces de pie en la lluvia casi fuera del alcance del oído, de modo que sólo las palabras gritadas llegaron, y las habíamos leído, en proclamaciones que habían sido pegadas en los carteles sobre otras proclamaciones, ahora por un largo tiempo, y no veía nada sagrado, y las cosas que eran gloriosas no tenían gloria y los sacrificios eran como los corrales en Chicago si no se hacía nada con la carne, excepto enterrarla. Hubo muchas palabras que no podías soportar escuchar y, finalmente, solo los nombres de los lugares tenían dignidad. Ciertos números del mismo modo y ciertas fechas y esto, con los nombres de los lugares, era lo único que se podía decir y hacer que significara algo. Las palabras abstractas como la gloria, el honor, el coraje o la santificación eran obscenas junto a los nombres concretos de las aldeas, el número de las carreteras, los nombres de los ríos, el número de regimientos y las fechas.

Gran parte de la literatura que denunciaba la Primera Guerra Mundial provenía de poetas británicos, muchos de los cuales murieron en la guerra. En A Farewell to Arms, Hemingway añadió su voz al coro, expandiendo el mensaje a una audiencia estadounidense cuya ciudadanía no había sufrido el nivel de pérdidas de guerra como sus aliados europeos. Para apreciar la postura que adoptó Hemingway, según Gail Caldwell, uno tiene que entender cuán revolucionario era a la luz de la comprensión victoriana del patriotismo y el coraje. "Si nos fijamos en la prosa de Hemingway y lo que escribió sobre la guerra, fue tan radical en su tiempo como todo lo que hemos visto desde entonces."

Al comentar sobre los días y meses que pasó escribiendo la novela, Hemingway escribió a su editor, Max Perkins, que durante este tiempo mucho había ocurrido en su propia vida, incluyendo el nacimiento de su segundo hijo, Patrick, por cesárea y el suicidio de su padre.

"Recuerdo todas estas cosas sucediendo y todos los lugares en los que vivimos, los buenos tiempos y los malos momentos que tuvimos en ese año", escribió Hemingway en una introducción de 1948 en A Farewell to Arms. "Pero recuerdo mucho más vívidamente que viví en el libro y me inventé lo que sucedía en él todos los días. Creando el país, la gente y las cosas que sucedieron, estaba más feliz de lo que había estado nunca ... El hecho de que el libro era uno trágico no me hacía infeliz ya que sostenía que la vida es una tragedia y sabía que sólo podía tener un fin. Pero encontrarte capaz de inventar algo, crear lo suficiente para que te haga feliz leerlo, y hacer esto todos los días que trabajas era algo que me producía un placer mayor que el que había conocido jamás. Aparte de eso, nada más importaba ".

La guerra civil espanola:

Hemingway tuvo un amor duradero con España y el pueblo español. Había visto su primera corrida de toros a principios de la década de 1920, y su experiencia de los festivales en Pamplona informó su escritura de The Sun Also Rises. La colección de Hemingway contiene la colección personal del autor del material de la tauromaquia, incluyendo boletos, programas, y material de la investigación para su tratado 1931 del tauromaquia, Death in the Afternoon. Así que no es de extrañar que a medida que el fascismo se extendía por toda Europa, Hemingway se interesó especialmente cuando estalló la guerra civil en España.

Hemingway enfrentó el fascismo por primera vez en la década de 1920 cuando entrevistó a Benito Mussolini, un hombre a quien describió como "el mayor farol de Europa". Aunque otros inicialmente acreditaron a Mussolini con restaurar el orden en Italia, Hemingway lo había visto por el brutal dictador que iba a ser. De hecho, Hemingway fechó su propio antifascismo al año 1924 y el asesinato de Giacoma Matteotti, un socialista italiano que fue asesinado por la Fasciti de Mussolini después de mostrarse como un opositor.

En España, Francisco Franco, con el apoyo de Alemania e Italia, utilizó sus fuerzas nacionalistas para encabezar una revuelta contra el gobierno y los leales a la República. Cuando estalló la guerra civil, Hemingway regresó a España como corresponsal de la North American Newspaper Alliance, sirviendo, a veces, con la periodista Martha Gellhorn, que se convertiría en su tercera esposa.

Mientras que en España, Hemingway colaboró ​​con el famoso fotógrafo de guerra Robert Capa. Las fotografías de Capa de Hemingway durante este período ahora son parte de los archivos audiovisuales extensos de la colección de Hemingway de más de 10.000 fotografías.

La cobertura de Hemingway de la guerra ha sido criticada por estar inclinada contra Franco y los nacionalistas. En una carta de 1951 a Carlos Baker, Hemingway lo explicó de esta manera. "Había por lo menos cinco partidos en la Guerra Civil española en el lado de la República. Traté de entender y evaluar los cinco (muy difícil) y no pertenecí a ninguno ... No tenía más partido que un profundo interés y amor por la República ... En España tuve y tengo a muchos amigos del otro lado. Traté de escribir sinceramente sobre ellos. Políticamente, yo estuve siempre del lado de la República desde el día en que fue declarada y desde mucho tiempo antes.”

"Es obligación de un corresponsal de guerra presentar ambas partes en sus escritos", sostiene Seán Hemingway, y en este caso, Hemingway "no lo hizo ya que se posicionó principalmente del lado de los Republicanos." Sin embargo, sus escritos proporcionan una exactitud vívida de cómo se libró la guerra, y su experiencia influenciará más tarde su escritura de For Whom the Bell Tolls. A pesar de sus simpatías por la causa Republicana, se le atribuye documentar en esta novela los horrores que se produjeron en ambos lados de esa lucha.

 

Hemingway (izquierda) posa en una corrida en Ronda, España en el verano de 1923.

El protagonista de la novela, Robert Jordan, docente estadounidense convertido experto en demoliciones, se une a una brigada guerrillera española antifascista con órdenes de un general ruso residente para hacer estallar un puente.

Para la autora Gordimer, lo notable de la novela (que ella describe como un libro de culto para su generación) es que Jordan toma las armas en la guerra civil de otro país por razones personales, no ideológicas. En la novela, Hemingway sugiere que Jordan no tiene política. En cambio, su dedicación a la República está alimentada, en palabras de Gordimer, por una "especie de individualismo conservador que colisiona en la auto-satisfacción con las reivindicaciones de una preocupación más amplia por la humanidad." Jordan se dedica a una causa y está dispuesto a arriesgar su propia vida por ella.

El puente se destruye, sus compatriotas huyen, y Jordan se queda atrás, herido, para enfrentar la muerte a manos de las tropas fascistas que se aproximan. Es quizás debido a su compromiso con la acción que Jordan se convirtió en una figura de culto para su época. En sus propias palabras de la novela: "Hoy es sólo un día de todos los días que serán, pero lo que ocurra en todos los demás días que vengan puede depender de lo que hagas hoy. Ha sido así muchas veces. Toda la guerra es así."

La Segunda Guerra Mundial y sus consecuencias

En 1942 Hemingway acordó editar Men at War, una antología de las mejores historias de guerra de todos los tiempos. Con los Estados Unidos en guerra, Hemingway comentó en la introducción: "Los alemanes no tienen éxito porque son superhombres, son simplemente profesionales prácticos en la guerra que han abandonado todas las viejas teorías ... y que han desarrollado el mejor uso práctico de armas y tácticas ... Es en ese punto que podemos tomar el relevo si no hay una mano muerta del pensamiento de la última guerra en el alto mando ".

No ser quién para practicar la "mano muerta del pensamiento de la guerra pasada", Hemingway, quien vivía en Cuba cuando estalló la guerra, se encargó de patrullar el Caribe contra los submarinos alemanes. La Colección de Hemingway contiene muchas entradas en el diario de su barco Pilar y sus informes mecanografiados a los comandantes militares locales que indican cómo cuidadosamente él registró sus avistamientos y los pasó a los oficiales de inteligencia americanos.

En 1944 regresó a Europa para presenciar momentos claves de la Segunda Guerra Mundial, incluyendo los aterrizajes del Día D. Tenía 44 años y, comparando su fotografía en su certificado de identidad de no combatiente con el retrato del joven de 19 años que se ofreció como voluntario en la Primera Guerra Mundial, se puede notar lo distinguido que se había convertido el autor de renombre internacional en estos 25 años.

Hemingway acompañó a las tropas estadounidenses mientras asaltaban a la costa en Omaha Beach, aunque como corresponsal civil no se le permitió desembarcar. Semanas después regresó a Normandía, uniéndose al 22º Regimiento comandado por el Coronel Charles "Buck" Lanham mientras conducía hacia París (cuya liberación más tarde testificará y describiría). Antes de hacerlo, Hemingway encabezó un controvertido esfuerzo por reunir inteligencia militar en la aldea de Rambouillet y, con autorización militar, tomó las armas con su pequeña banda de irregulares.

Según el historiador de la Segunda Guerra Mundial, Paul Fussell, "Hemingway se metió en problemas considerables haciéndose pasar por el rol de capitán de infantería para un grupo de la Resistencia que reunió, porque un corresponsal no debe conducir tropas, aunque lo haga bien."

refer to caption

 

En 1944 Hemingway volvió a Europa como corresponsal, viajando con el Regimiento 22 a París. En esta fotografía en  el Hotel de la Mère Poularde, Mont St.-Michel, en Agosto de 1944 se encuentran Bill Walton, Mme.Chevalier, Ernest Hemingway, un fotógrafo no identificado del SIgnal Corps, M. Chevalier y Robert Capa. (Colección Fotográfica Hemingway, Biblioteca Kennedy).

El 23 de junio de 1951, Hemingway escribió a CL Sulzberger del New York Times con su propia explicación: "Ciertas acusaciones de combates y de comandancia de tropas irregulares fueron hechas, pero el Inspector General del Tercer Ejército me las despacho. Para su información, tenía una tarea de escribir un solo artículo por mes para Colliers y yo quería hacerme útil entre esas piezas mensuales. Tenía cierta cantidad de conocimientos sobre las guerrillas y tácticas irregulares, así como una base más formal de guerra y yo estaba dispuesto y feliz de trabajar o ser de utilidad para cualquiera que me diera algo para hacer dentro de mis capacidades."

Hemingway permaneció en Europa durante 10 meses viajando con la infantería aliada al bosque de Hürtgenwald mientras "agrietaba" la línea de Siegfried. Al final de la guerra, Hemingway estaba de vuelta en Cuba. A la luz del uso estadounidense de la bomba atómica, recordó a sus compatriotas que "por el momento somos el poder más fuerte del mundo, es importante que no nos convirtamos en los más odiados." Para evitar ese destino, dijo, "necesitamos estudiar y entender ciertos problemas básicos de nuestro mundo tal como estaban antes de Hiroshima para poder continuar, inteligentemente, y descubrir cómo algunos de ellos han cambiado y cómo pueden ser resueltos con justicia ahora que una nueva arma se ha convertido en la propiedad del mundo, debemos estudiarlos con más cuidado que nunca y recordar que ninguna arma ha resuelto nunca un problema moral, puede imponer una solución, pero no puede garantizar que sea una justa. "

En una pequeña ceremonia en junio de 1947 en la embajada de Estados Unidos en Cuba, Hemingway fue galardonado con una Estrella de Bronce por su servicio como corresponsal de guerra por haber circulado "libremente bajo fuego en las zonas de combate para obtener una imagen precisa de las condiciones." A través de su talento de expresión, el Sr. Hemingway permitió a los lectores obtener una imagen vívida de las dificultades y triunfos del soldado de primera línea y su organización en combate."

Hemingway escribió una novela con la Segunda Guerra Mundial como telón de fondo. Across the River y Into the Trees se sitúa en Venecia al final de la guerra y cuenta la historia de un coronel americano envejecido que se enamora de una joven condesa italiana. El libro no fue tan bien recibido como sus primeras novelas, no cumpliendo con la expectativa de que podría captar la esencia de la Segunda Guerra Mundial de la manera que A Farewell to Arms y For Whom the Bell Tolls había hecho para la Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil española.

Tampoco sus cuentos publicados en este período captan la imaginación del público acerca de la más reciente guerra mundial. Una historia que ha atraído la atención en las antologías recientes, Black Ass at the Crossroads, no fue publicada mientras Hemingway vivió (el manuscrito original permanece como parte de los papeles de la Colección de Hemingway). Según Fussell, esta "obra maestra", que cuenta la historia de una emboscada de soldados alemanes por un soldado de infantería estadounidense que sufre un gran remordimiento por lo que ha hecho, "es tan realista y tan inexplicable de otra manera que creer que Hemingway fue y que tal vez nunca se publicó porque era demasiado incriminatorio."

En 1952, Hemingway redimió su reputación como uno de los grandes escritores del siglo con la publicación de The Old Man and the Sea, que también le ayudó a ganar el Premio Nobel de Literatura de 1954. Cuando Fidel Castro llegó al poder en 1959, Ernest y Mary Hemingway abandonaron su hogar en Cuba, trasladándose a las afueras de Ketchum, Idaho. Durante los próximos años, Hemingway experimentó graves problemas de salud y se suicidó el 2 de julio de 1961.
 

Un legado duradero

A menudo es difícil separar el Hemingway público de su arte -y sus logros literarios han sido, a veces, eclipsados por su persona mítica. Gran parte de ese mito se deriva del propio Hemingway. Por ejemplo, en un encuentro público con el escritor William Faulkner después de que Faulkner sugiriera que Hemingway no había sido un escritor valiente, Hemingway le pidió al General "Buck" Lanham que respondiera en su nombre. Lanham lo hizo, describiendo las hazañas de Hemingway a su lado durante la Segunda Guerra Mundial y concluyó que él era "sin excepción el hombre más valiente que había conocido, tanto en la guerra como en la paz. Él tiene valentía física y tiene una cualidad mucho más rara, valentía moral."

Gordimer sugiere que, al evaluar el legado de Hemingway y sus ideas sobre la guerra, dejemos esos argumentos de lado. "No me preocupa lo que Ernest Hemingway hizo o no hizo en su propio cuerpo, en su propia persona, por su propia valentía en las guerras ... Dejemos su vida en paz, le pertenece a él como la vivió. Leamos sus libros. Que son su particular cosmovisión de lo que ha sido nuestra existencia, su regalo que nos pertenece a todos."

El profesor Gates concluyó la celebración del centenario de la misma forma, señalando que Hemingway fue "uno de los mejores estilistas de prosa en inglés, capturó en historias y novelas impresionantes, las incómodas realidades de su época y forzó a la conciencia pública la comprensión de las brutalidades de la guerra y sus efectos psicológicos.Sus relatos de Nick Adams representan las agonías adolescentes de toda una generación.Sus mejores novelas registran para siempre la agitación emocional de la guerra y la vida moderna. Es la integridad de su oficio, una riqueza más allá de la leyenda, que durará para siempre."

El legado de Hemingway está inexorablemente ligado a sus libros, historias y despachos. Aquellos que visitan la Colección Hemingway, ya sean académicos que realizan una investigación o estudiantes que se enfrentan con Hemingway por primera vez, son más atraídos a las cartas y manuscritos escritos a mano por el autor. Ver cada palabra, borrón y edición es presenciar el trabajo de un maestro artesano.

Hemingway se dedicó a escribir "verdaderamente" sobre todos los temas incluyendo el tema de la guerra y sobre todo su efecto en la época. Dedicó la antología Men at War a sus tres hijos para que tuvieran un libro "que contenga la verdad sobre la guerra lo más cerca que podamos llegar ... No reemplazará la experiencia, pero puede preparar y complementar la experiencia . Puede servir como un correctivo después de la experiencia." Lo mismo puede decirse del propio trabajo de Hemingway. No puede reproducir la experiencia de quienes vivieron los años de la primera mitad del siglo XX, pero ofrece la verdad acerca de esas guerras lo más cerca que podemos llegar.

 


Notas sobre las fuentes

Las citas de Nadine Gordimer, Tobias Wolff, Gail Caldwell y Henry Louis Gates Jr., fueron tomadas directamente de comentarios expresados en la celebración del centenario de Hemingway en la Biblioteca John F. Kennedy el 10-11 de Abril, 1999. Las cintas de audio de ese evento y otros foros de Hemingway están disponibles en la Biblioteca Hemingway. Consultas acerca de las mismas pueden dirigirse directamente al autor.

Las citas de Paul Fussell fueron tomadas de comentarios en el foro “Writers on War” en la Biblioteca John F. Kennedy el 21 de marzo, 2004.

La cita de Justin Kaplan fue tomada de sus comentarios en el foro: “Dear Papa: Dear Hotch,” en la Biblioteca Kennedy el 28 de noviembre, 2005.

Las citas de Seán Hemingway vienen de su introducción en Hemingway on War (New York: Scribner, 2003). La cita de “Mussolini, el mayor farol de Europa” también proviene de esa antología.

Correspondencia tal como las cartas de F. Scott Fitzgerald y la carta a C.L. Sulzberg son de la Colección Hemingway.

El diario de navegación de Pilar, el barco de pesca de Hemingway, y sus memorandos sobre sus avistamientos de submarinos para los oficiales militares estadounidenses son de la Colección Hemingway.

Las cartas entre Hemingway y Carlos Baker son de la Colección Hemingway. Material de fondo y algunas referencias provienen de algunas de las biografías de Baker: Hemingway: Writer as Artist (Princeton, N.J.: Princeton University Press, 1952) y  Ernest Hemingway: A Life Story (New York: Scribner, 1969).

Referencias a los trabajos publicados de Hemingway incluyen:  A Farewell to Arms (New York, Scribner, 1929); For Whom the Bell Tolls (New York: Scribner, 1940); In Our Time (New York: Scribner, 1925 ); The Sun Also Rises(New York: Scribner, 1926); la introduccion de Illustrated Edition of A Farewell to Arms (New York: Scribner, 1948); la introduccion de  Men at War (New York: Crown Publishers, 1942); el prefacio de Treasury for the Free World, editado por Ben Raeburn (New York: Arco, 1946).

La Colección de Hemingway en su totalidad fue discutida en el trabajo de Megan FLoyd Desnoyers: "Ernest Hemingway: A Storyteller's Legacy," Prologue: Quarterly of the National Archives 24 (Winter 1992): 334–350.


Thomas Putnam es el subdirector de la Biblioteca Presidencial y Museo John F. Kennedy.

Top